domingo, 22 de marzo de 2009

UTOPIA de Leo Bassi




Como el Fénix que renace de sus cenizas, la palabra Utopía ha vuelto a nuestro léxico político después de décadas de ostracismo. En el corto lapso de tiempo de unos meses, la caída del modelo económico ultraliberal y el descrédito total del sistema bancario que lo apoyaba ha creado un vacío ideológico que reabre el debate sobre la esencia de nuestra sociedad.



UTOPÍA, una apología sin complejos de los verdaderos valores progresistas..



En UTOPÍA hay un argumento que Leo Bassi ha formando a lo largo de estos últimos años: La falta de pasión de todos los partidos de la Izquierda institucionalizada, no solo en España sino en toda Europa. Un mundo burocratizado, profundamente aburrido en su "centrismo" y que no inspira nada a las nuevas generaciones creando una juventud huérfana de una esperanza política y sin rumbo y sin proyecto. No hay calamidad más grande para una sociedad que el no saber apreciar el idealismo y la vitalidad de sus jóvenes.



Este deseo de castigar a los partidos "progres" tiene también otra causa. Para darse una idea basta leer el libro neocon-franquista del Sr. Aznar: "Carta a un joven español". En un cierto modo "¡Utopía!" nace como respuesta a las tesis históricas y políticas del líder de la FAES.



Hay también en UTOPIA propuestas concretas para un mundo mejor y hay ideas provocadoras, como la de poner en cuestión la utilización de la fecha cristiana del 2009 como tiempo universal, ofreciendo como alternativa el 74.300, datación de la primera obra de Arte encontrada en las paredes de cuevas. Un cambio no sólo justificado por el respeto a otras culturas, sino también como excelente lección de humildad que ayuda a poner en su auténtica perspectiva el largo camino de la humanidad.El Tiempo y su percepción es un argumento que vuelve a menudo en el espectáculo. Es evidente que la utopía no es sólo un proyecto político en un contexto filosófico, sino que tiene, intrínsecamente, otra dimensión a la cual alude su propio nombre "U - TOPIA": EL LUGAR QUE NO EXISTE. Simboliza un espacio temporal diferente donde la vida transcurre en términos más afines a la poesía que a la física.



Por eso, el PAYASO DE LA CARA BLANCA, con su sabiduría antigua, su intemporalidad y su magia, es el encargado de abrir la puerta de la utopía . Un ser que posee una gran autoridad natural pero que rechaza el poder y las riquezas porque es un revolucionario genuino y pide la Luna.



Algunos piensan que hacer un espectáculo cómico hablando de utopías y "metiendo caña" al sistema político es un despropósito cuando la función de la comicidad es más que todo hacer reír.




Pero hay un público dispuesto a superar la risa convencional y a explorar todo su potencial filosófico como lo demuestra la aceptación actual de la figura del payaso y particularmente la del BUFÓN como símbolo de una revolución posible. La postura política sin complejos que anticipa con claridad la llegada de un nuevo HUMANISMO RELATIVISTA, mal que le pese a la caverna conservadora.



Presionante Leo Bassi en Alcañiz.

1 comentario:

Llucià dijo...

Vi el espectáculo de Bassi en Barcelona y te pone la carne de gallina. Haunque empieza pintando un escenario mundial de lo más deprimente consigue transportar al espectador a un futuro mágico lleno de esperanza.